Retiran militares dominicanos de Haití

militares-dominicanos-en-haiti

Santo Domingo, RD.- El ministro de Defensa, teniente general Rubén Darío Paulino Sem, informó este sábado, que fueron retirados de Haití los militares dominicanos enviados para dar seguridad a las ayudas humanitarias enviadas por el Gobierno luego del paso del huracán Matthew por ese país.

La disposición fue tomada luego de que este viernes, congresistas haitianos dieron un plazo de 24 horas a las autoridades dominicanas para que los militares dominicanos abandonen el territorio haitiano donde estaban acampados, en la base de la Marina Haitiana, próximo a Puerto Príncipe.

Estas reacciones han sido cuestionadas por las prensas dominicana y haitiana quienes resaltaron este sábado las fuertes críticas hechas por autoridades haitianas ,tanto a los productos llevados allí como a la presencia militar dominicana.

El senador haitiano Jean Rénel Sénatus, manifestó que la presencia de militares dominicanos portando armas largas en su país va contra el orgullo y la dignidad del pueblo haitiano.

De acuerdo a un diario dominicano, Jean Robert Argant, coordinador del grupo haitiano denominado Colectivo 4 de Diciembre, dijo que las autoridades haitianas deben tomar con pinzas la ayuda dominicana, para evitar que aumente la dependencia de ese país en el plano alimentario.

El jefe de las Fuerzas Armadas dominicana, vicealmirante Miguel Enrique Peña Acosta,  informó que los militares dominicanos regresaron de Haití este viernes debido a que concluyó su misión de colaborar y proteger al personal y a las ayudas transportada a ese país.

Unos 500 camiones que fueron enviados por el Gobierno dominicano con productos para la ayuda humanitaria luego del paso del huracán Matthew, fueron resguardados por Las Fuerzas Armadas dominicana y la Policía haitiana. tomado de elnuevodiario.com

¿Qué piensas sobre esta noticia?

comentarios

Responses are currently closed, but you can trackback from your own site.

Comments are closed.

Hosting by TERIONET.net Implementado por Nelson Lebrón