Nacionalismo. Patria libre soberana

Néstor Julio González Díaz

Las evidencias indican que el gobierno de Haití y sus socios tratan de acorralarnos, destruir nuestra nacionalidad. Están perdidos, la dominicanidad no se negocia, menos se entrega. Firmes en la herencia Duartiana, Constitución de patria libre soberana de toda injerencia extranjera. La ley natural de la creación de la nación está grabada en nuestra bandera. Dios-Patria-Libertad. Estamos claros, es una batalla contra nuestra naturaleza. Destruir la nación. No se realizará, unidos, firmes. El mal nunca domina el bien.
Cuando los norteamericanos llegaron a Cuba después de su independencia de España, el líder libertador generalísimo Máximo Gómez: expresó “El enemigo lo tenemos en casa”. Haitianos indocumentados vivían en nuestra patria como si estuvieran en “la isla es una e indivisible”. Llegó la decisión y valoramos que el gobierno dominicano está actuando con frías exigencia de la política de Estado. Hacer del gobierno un arte, ejerciendo con firmeza las virtudes de patria sana. Respeto a la dignidad humana, reforzando la unidad en defensa de la libertad de soberanía en el cimiento de la ley. Debe ser fomentado todo lo que proteja al pueblo y defenderse contra todo lo que afecte la dominicanidad. Comprender la solidaridad, el gobierno y el pueblo, lo mismo que cada individuo en sus meditaciones y acciones, actuar para mantener intocable la visión Duartiana de patria libre, soberana de toda intromisión extranjera. La nacionalidad, no se divide, es única, la constancia de que cada dominicano tiene su patria libre, hacer que los dominicanos que se encuentren separados se unan en una sagrada familia, la nación.

La hermandad ciudadana es necesidad de soberanía y autodeterminación para la nación y la libertad para cada uno de los ciudadanos de esta tierra bendecida por la sangre libertadora.

La larga travesía nos ha enseñado que los pueblos del mundo no tienen igualdad y los ciudadanos sufren la falta de la igualdad, lo que ha imposibilitado la paz del universo. Nos preguntamos. ¿Es esto lo que sucede en las relaciones dominico-haitiana? Hay división, diversas voces. Hay mutilación. No hay en el universo un solo hombre que pueda pertenecer a dos naciones. Pensar en la familia, vernos todos dominicanos, la dominicanidad es en sí misma una felicidad y es también protección para la existencia de cada individuo. Un sistema político nacional cimentado en la doctrina Duartiana con firmeza darle vida y proteger la gloria histórica libertadora nacional, insistir, crear, expandir la fuerza nacional. Se consigue, se fortalece la fuerza de nacionalismo soberano. Es esta ante todo el principio nacional y la autodeterminación. Fundamento de nación soberana. El nacionalismo Duartiano es el principio de la nación. La dominicanidad, con sentido de autodeterminación del pueblo es precisamente es establecimiento de la nación unida e independiente. Duarte visualizó la unidad política y la autonomía independiente y se logra un Estado nacional.

La Ley de Naturalización es el derecho de autodeterminación, fundamento necesario de soberanía. Amor patrio es nacionalismo. Tenemos nombre: dominicano. Tenemos patria. Si nos consideramos hombres actuemos en las huellas vivas, imborrables Duartiana. Igualdad, justicia, decoro, humanidad feliz y amar al hombre solo por ser hombre.

Hermanos dominicanos Juan Pablo Duarte padre de nuestra patria en su proyecto de Constitución establece que “el gobierno de la nación dominicana deberá ser siempre y ante todo, propio y jamás ni nunca de imposición extraña, bien sea esta directa, indirecta, próxima o remotamente, es y deberá ser siempre popular; en cuanto a su origen, electivo, en cuanto al modo de organizarlo, representativo, en cuanto al sistema, republicano, en esencia y responsable, en cuanto a sus actos”.

Nuestro invitado de hoy: Juan Pablo Duarte: “Entre los dominicanos y haitianos no es posible la fusión.

Ama a tu patria con amor invariable y entrega total.

Ten fe en tu pueblo y en su destino.

Lucha por la unión de todos los dominicanos sin tomar en cuenta la clase a que pertenezcan”. Autor: Néstor Julio González Díaz, vicealmirante retirado de la Armada Dominicana.

¿Qué piensas sobre esta noticia?

comentarios

Responses are currently closed, but you can trackback from your own site.

Comments are closed.

Hosting by TERIONET.net Implementado por Nelson Lebrón