Meditabundo: Los médicos de cuerpos y almas

Néstor Julio González Díaz

Por: Néstor Julio González Díaz

El doctor Pedro Ureña Vásquez especialista en medicina cardiovascular cuya visión de sentimientos humanitarios ha creado la ruta cardiovascular de la Fundación Heart Care Dominicana. Para mejorar los cardiopas en todo el país. Esta única motivación de salud nos recuerda una parte del Juramento Hipocrático. “Cuando entre en una casa no llevaré otro propósito que el bien y la salud de los enfermos”.

El médico de cuerpos y almas afina su visión analizando sus deseos y sueños. Fija su mente y traza su ruta y las necesidades de curación de los enfermos. El entusiasmo es la cosecha que produce la curación de sus ideales.

El pasado sábado 27 de octubre de 2018 estuvieron en Moca el doctor Pedro Ureña Vásquez, el doctor Freddy Loinaz, la doctora Gisselle Ramírez Peña, el doctor Tony Almánzar, el doctor Félix Rodríguez y el doctor Fausto Santos. El médico de cuerpos y almas está entre las manos de Dios en toda la aventura de ayuda amorosa sanadora. Conjuga el amor y la ciencia médica. Por eso ha deseado Dios hacerlos de Él manteniendo encendida la luz sagrada de la asistencia médica a sus hijos pobres con la inclinación a Hipócrates. “A GRANDES MALES GRANDES REMEDIOS”. Me permito agregar: GRANDES ALMAS.

El médico de cuerpos y almas se conoce así mismo, se une al valor de la vida, pertenece a una civilización basada en la iluminación espiritual. Está en la condición liberada de la contaminación material. Es la clase de mujeres y hombres inteligentes, por eso llevan en su corazón la unión inseparable del amor y sus conocimientos científicos. Cualidad esencial del ser humano que posee la potencia interna o iluminación de Dios. Por lo que son los creadores de lo más bello y humano de la vida: La sanación física de la persona. Miran hacia adentro-meditan-miran hacia fuera y van donde los pobres enfermos por amor que es la voz de Dios.

La ruta cardiovascular de la salud de la Fundación Heart Care Dominicana con su ideal puro, preciso está sumando kilómetros hacia los pobres enfermos, ruta que lo vence todo…para hacer el bien como es debido, basta su inteligencia para mejorar y sanar, en entrega total. Cuando se ama lo que se hace, es cosa más fácil de lo que se cree. Él mismo se le da al enfermo  libre de las perplejidades amorosas.

El amor está en el lugar del servicio médico devocional, no hay límites de tiempo por estar colmado del conocimiento y se encuentra en un estado de liberación o de identidad con el amor que se recibe de Dios y lo entrega al enfermo. Es disfrute íntimo espiritual en su personalidad más elevada. Está amando al enfermo, su ego verdadero desapegado de la concepción material de la vida es su autorrealización. La verdadera liberación es librarse de los conceptos falsos, erróneos de la vida del que vence la enfermedad física.

Los dejo con nuestra humilde confesión: cuando entro al consultorio del médico de cuerpos y almas y me recibe sonriente, inunda toda mi natura sintiendo que su alegría es gemela de salud.-La ciencia médica es del entendimiento verdadero.-El alma del médico tiene su necesidad, la salud del enfermo.-Dios está en el corazón del médico@a de cuerpos y almas. Consérvense bueno.

El autor es vicealmirante retirado de la Armada Dominicana

¿Qué piensas sobre esta noticia?

comentarios

Responses are currently closed, but you can trackback from your own site.

Comments are closed.

Hosting by TERIONET.net Implementado por Nelson Lebrón