La corrupción ha doblegado al conjunto de normas

Néstor Julio González Díaz

El porqué de la sentencia de la Suprema Corte de Justicia en el caso Sun Land y la aprobación sin leer los legisladores el contrato con la Barrick Gold, nos presentan a Montesquieu con su Espíritu de las leyes y a Suestonio con los Doce Césares: Cesarismo Democrático.

La corrupción ha doblegado al conjunto de normas de carácter obligatorio que surgen de las distintas fuentes formales del derecho objetivo. ¿Por qué se ama la voracidad humana, deseo irracional de poseer, irracional porque va más allá de lo lógico y de lo conveniente, porque carece de medida? El afán desordenado de tener por tener, sin que se sepa para qué. Avaricia. Nada de mentalidad contemplativa.

Disfrutar de la belleza poniéndose ante las cosas, quedando una distancia, sin ánimo de comérsela o de apoderarse de ellas. Somos lo que hacemos. Debemos desear no imponer. ¿Quién soy para actuar contra el alma? La vida es un deseo del bien, respetar, lo que no es nuestra decisión. Lo importante son las ideas de porque actuamos. Nuestra actitud debe expresarse en el bien.

San Agustín escribió: “Ni a nosotros ni a nuestros hijos nos hacen felices las riquezas terrenas, pues las perdemos durante la vida, o después de morir, las poseerá quien nos sabemos, o quizá acaben en manos de quien no queremos. Solo Dios nos haces felices, porque Él es la verdadera riqueza del alma. (Decivitate dei 18, 1).

Napoleón Bonaparte le dijo al contertulio Fontanes: “Lo que más me admira en este mundo es la impotencia de la fuerza para fundar algo, no existen en este mundo más que dos potencias: el sable y el espíritu, a lo largo el sable siempre queda vencido por el espíritu. Tenemos ante nuestra consideración el caso de un hombre bueno. Toda la razón estaba de su lado pero nada valió, el fuerte se salió siempre con la suya”.

Por hoy, una mirada de soslayo al deber. En las teorías éticas de los Estóicos se entiende por apatía la impasibilidad, la imperturbabilidad anímica, un estado en que los sentimientos no son obstáculos a la actividad de la razón. Es la condición ideal para meditar, reposos absoluto y estado superior del alma.

Nos urge celo por las instituciones y los intereses de la patria. Comportamiento ejemplar de todos los ciudadanos en el fiel cumplimiento de sus deberes como tales.

El dominicano necesita transitar rumbos verdaderos, sin desvíos ni variaciones, progresistas, arribadas a destinos con seguridad y armonía con justicia. Detuve el bolígrafo y se me presenta Ortega y Gassé. “Patria es una tarea a cumplir, un problema a resolver, un deber. El verdadero patriotismo es crítica de la tierra de los padres y construcción de la tierra de los hijos”.

Durante la pasada campaña electoral los dispersos partidos de oposición al Partido de la Liberación Dominicana, ni se mi miraban. Característica del apego y propio de desconfianza, negativa. Inquietaron mis neuronas aunque no pudieron recordar el nombre, si lo que con firme y decidido concepto escribió. “Si Dios se le presentaba con la verdad en la mano derecha y en la izquierda con la facultad para seguirla buscando, con la izquierda se quedaba”.

Las deudas de los ayuntamientos muestran como se reparte el dinero y los pueblos en más deterioro. Esta mala costumbre no acepta lo que afirma el doctor Fuente Alba. “El imperio de la moral sobre la economía es el principal principio sobre el cual deben sustentarse los esfuerzos para transformar una sociedad de tipo y condición de la sociedad dominicana”.

Me cuestiono. ¿Dónde está el espíritu público que descubra y delate la inmoralidad? En la Cámara de Cuentas que no oculta las “irregularidades”. Pues, ahí está el propósito de la asespsia moral. Autor: Néstor Julio González Dí­az, vicealmirante retirado de la Armada Dominicana.

¿Qué piensas sobre esta noticia?

comentarios

Responses are currently closed, but you can trackback from your own site.

Comments are closed.

Hosting by TERIONET.net Implementado por Nelson Lebrón