Estudio evidencia deficiencia en gerencias comunicación hospitales

luis-cardenas

Santo Domingo, RD.- Un estudio realizado en ocho hospitales sobre la gestión de la comunicación y relaciones públicas revela el deficiente servicio realizado, así como la pobre calidad de la información ofrecida a los medios y la falta de equipos.

También, demuestra el desnivel en conocimientos y preparación académica del personal, la carencia de una política de contratación de los periodistas alejados de la politiquería y el amiguismo, la necesidad de un plan y manual de protocolo para gestionar los servicios de comunicación y articular a los hospitales con el nivel central.

Una investigación comparativa del manejo de la información publicada en los medios de comunicación de cuatro hospitales de autogestión y cuatro centralizados, en Santo Domingo, durante el período enero-marzo del año 2016, presentado por el periodista Luis Moreno Cárdenas, para optar por el título de magister en Gerencia Moderna de la Salud, de la Universidad Católica Santo Domingo (UCSD), en el que analiza la información pública originada en los dos modelos de gestión de hospitales, la calidad, estructura y contenido.

El estudio comparativo se realizó en cuatro hospitales de autogestión y cuatro centralizados, revela que la falta de gerencias de comunicación y relaciones públicas en los establecimientos de salud, la necesidad de una política nacional de comunicación y relaciones públicas que cohesione a los modelos de autogestión y centralizados imposibilita desarrollar acciones de orientación y educación en la población.

Los hospitales de autogestión objeto de la investigación fueron el Traumatológico Ney Arias Lora, Pediátrico Hugo Mendoza, Maternidad Reynaldo Almánzar y Vinicio Calventi, así como los hospitales centralizados Centro Materno Infantil San Lorenzo Los Mina, Francisco Moscoso Puello, Darío Contreras y Robert Reid Cabral.

En la investigación fueron involucradas 38 personas, entre éstas 8 directores generales de los hospitales objeto de la investigación, 7 gerentes o encargados de comunicación y relaciones públicas de cada centro de salud,3 técnicos, 3 fotógrafos-camarógrafos y 17 periodistas que laboran en los centros de salud.

De este personal 6 en el Hospital Traumatológico Ney Arias Lora, 5 del Pediátrico Hugo Mendoza, 3 en la Maternidad Reynaldo Almánzar, 2 del Hospital Vinicio Calventi, uno en el Centro Materno Infantil San Lorenzo Los Mina, 2 en el Francisco Moscoso Puello, y 4 en el Hospital Darío Contreras.

La investigación se centró en la búsqueda de las causas que originan el problema de la mala imagen de los hospitales públicos de la República Dominicana y el manejo dado a las informaciones en las gerencias de comunicación y relaciones públicas.

En el estudio Moreno Cárdenas destaca la preocupación por la falta de una gerencia de comunicación en hospitales, con profesionales que manejen el área de la salud, una política informativa que oriente el accionar de la institución, que busque aprovechar las informaciones que diariamente generan estos centros.

La falta de una política de comunicación expone al centro de salud a los problemas propios que se generan en estas instituciones y que crean situaciones difíciles que implica afectar la imagen pública, como ha ocurrido en varias ocasiones en algunos establecimientos hospitalarios.

Al problema de la mala imagen de los hospitales se atribuye la poca pericia profesional de los periodistas de algunos de estos centros, quienes dejan pasar cosas que deben ser tomadas en cuenta por su importancia noticiosa.

Plantea la necesidad de establecer la forma de contratación de este personal a través de concursos, que le garantice a las instituciones hospitalarias disponer del personal capacitado y formado en el área de la salud alejado de la politiquería.

Dentro de los hallazgos se encuentra que la comunicación interna no es muy buena en los hospitales, la cual debe ser trabajada con la incorporación de las demás gerencias para garantizar una unificación de la política comunicacional, a fin de fortalecer la imagen institucional del hospital.

Las denuncias de mala práctica, descuido y desatención a pacientes, quejas por el tiempo de espera para lograr el turno en la atención, han hecho daño a los hospitales públicos, a esto se agrega la débil vinculación con la comunidad a través de relaciones públicas.

La inexistencia de redes en hospitales de primer y segundo nivel que refuercen el trabajo de comunicación de los establecimientos de tercer nivel, así como el poco apoyo a las actividades formativas nacionales e internacionales para los periodistas.

Limitaciones de recursos, condiciones adecuadas para operar una oficina, necesidad de personal de la comunicación, equipos entre los que se citan cámaras fotográficas, de video, radio, televisores y otros para monitorear las informaciones de los medios.

Destaca que los hospitales requieren de un departamento de comunicación activo, ágil, que utilice los medios actuales, tecnología y redes, que esté más al día con todo lo que ocurre en el hospital, que sea más de apoyo a la gestión, a la dirección.

La investigación destaca que muy pocas informaciones salen de la oficina de comunicación y relaciones públicas de los hospitales, muchas se generan en el día a día, debido al interés humano, como un factor determinante para ser tomado en cuenta por los medios.

Asimismo, se comprobó que los hospitales envueltos en escándalos, no cuentan con una gerencia de comunicación y relaciones públicas que haga el trabajo de diseñar, aplicar y desarrollar una política de comunicación para fortalecer la imagen del centro de salud.

También se atribuye al problema el bajo presupuesto de los hospitales para enfrentar situaciones y mejorar sustancialmente los servicios, ligado a esto la contratación de personal por amiguismo o relaciones políticas, lo que le impide dar respuesta adecuada a los problemas que se presentan con las publicaciones en los medios de comunicación.

En esto se incluye los escándalos en los hospitales, además de la falta de comprensión de las autoridades hospitalarias, el poco o ningún apoyo recibido del nivel central en materia de comunicación, la inexistencia de un plan de comunicación o manuales que permitan orientar y afrontar con claridad las dificultades en que se ven envueltos.

El autor del estudio considera que los hospitales son manantiales de información para los medios de comunicación lo que obliga poner mayor atención a la comunicación y las relaciones públicas.

De los ocho hospitales de la investigación solo tres del modelo de autogestión, planifican los trabajos de comunicación y de estos solo uno le saca el mayor provecho al servicio prestado.

El estudio revela que de estos centros sólo cuatro hospitales cuentan con personal para el trabajo de comunicación y relaciones públicas, de los cuales tres son del modelo de autogestión y uno del modelo centralizado.

Uno de estos hospitales se maneja sin periodista, mientras tres solo cuentan con un profesional de la comunicación, cuatro tienen más de dos, la mayoría sin la experiencia en el área.

Se observó poco interés mostrado desde el nivel central en atender la preocupación de los directores y sus reclamos de la designación de personal para esa área a fin de aprovechar la producción de informaciones de los establecimientos de salud.

La carencia de manual o protocolos para gestionar los servicios de comunicación y falta de un plan de trabajo que marque el rumbo hacia donde debe dirigirse la comunicación del centro.

Se evidencia la necesidad de una política nacional de comunicación y relaciones públicas que cohesione a los dos modelos de atención que funcionan en hospitales de la Red Pública de Salud, los denominados de autogestión y centralizados, mediante la cual el personal de las gerencias se coordine y puedan hablar el mismo lenguaje para informar, orientar y educar a la población sobre los principales asuntos de salud.

Es notorio el desnivel en conocimientos y preparación académica entre el personal que labora en las diferentes gerencias de comunicación y relaciones públicas de estos ocho hospitales de los modelos de autogestión y centralizados de Santo Domingo, urgiendo la necesidad de invertir recursos en una mayor formación académica del personal, especialmente en la comunicación en salud para mejorar la calidad, el tratamiento y el seguimiento de la información.

Se requiere destinar recursos para equipar las oficinas de comunicación y relaciones públicas a los fines de que puedan hacer el trabajo de proyección y control de daño evitando el deterioro de la imagen pública.

Entre los aspectos negativos está la pobre calidad de la información para su divulgación enviada desde las gerencias a los medios de comunicación.

El estudio presentado por el periodista Cárdenas destaca la necesidad de desarrollar un programa de formación de todos los periodistas que laboran en las relaciones públicas de los hospitales para que manejen con destreza la terminología y los aspectos técnicos de la comunicación del área a los fines de que sirvan a iniciativas educativas en beneficio de la población.

Recomienda incluir las gerencias de comunicación y relaciones públicas en el organigrama de funciones de los hospitales, elaborar un manual de funciones, donde se establezcan las responsabilidades de cada empleado y que ese documento puede ser común a las gerencias de los diferentes centros de salud del país.

De igual modo, articular una política de comunicación entre el Ministerio de Salud Pública, el Servicio Nacional de Salud, el Servicio Nacional de Emergencia 911, el Servicio Regional de Salud Metropolitana con las diferentes gerencias de comunicación y relaciones públicas de los hospitales públicos para facilitar la aplicación de una estrategia coherente en beneficio de las instituciones y de los que acuden a los establecimientos en busca de atenciones médicas.

Crear gerencia de comunicación y relaciones públicas en los hospitales para que se encarguen de organizar la comunicación interna y externa, a fin de velar por el cuidado y fortalecimiento de la imagen institucional.

También en su tesis magistral Moreno Cárdenas recomienda elaborar un plan de comunicación modelo que pueda ser compartido y puesto en marcha en los diferentes hospitales para garantizar las informaciones de producción, investigaciones y actividades que se desarrollen en estos hospitales.

Sugiere articular a las diferentes gerencias de comunicación y relaciones públicas de los hospitales para que puedan compartir experiencias y dar respuesta unificada a los problemas de comunicación que se presenten en la Red Pública del Servicio Nacional de Salud.

Asimismo, vincular al hospital con la comunidad a través de acciones de formación coordinadas por la gerencia de comunicación y relaciones públicas, con la finalidad de que puedan ser parte de política de prevención de enfermedades, reducir la mortalidad y aumentar el nivel de vida.

¿Qué piensas sobre esta noticia?

comentarios

Responses are currently closed, but you can trackback from your own site.

Comments are closed.

Hosting by TERIONET.net Implementado por Nelson Lebrón